Alentejo

Viva


Sierra D'Ossa y Zona de los Mármores

El Alentejo tiene una clara vocación hacia el turismo activo y de naturaleza. La belleza del paisaje invita a pasear a pie, en bicicleta de montaña y a caballo, y las carreteras municipales, a pesar de la ausencia de carril bici, son excelentes para el cicloturismo. En los ríos, en las albuferas y en la costa se pueden practicar múltiples actividades náuticas. Las playas son excelentes. Y el cielo, con este fantástico clima, es ideal para el paracaidismo, el parapente, los paseos en ultraligero y en globo.

La Sierra d' Ossa, con unos escasos 650 m de altitud, es la principal elevación del Alentejo Central. Tiene una orientación NW - SE y su núcleo central reúne los municipios de Estremoz, Borba y Redondo. Por sus vertientes discurren las aguas que alimentan, por un lado, la cuenca del Guadiana, y por el otro, la del Tajo. Contrastando con este relieve, esencialmente pizarroso, se extiende la llamada Zona de los Mármoles, en un eje que une Estremoz, Borba, Vila Viçosa y Alandroal.

No es posible conocer una sin pasar por la otra. Ni deseable: con tal diversidad paisajística y tan abundante riqueza patrimonial, pasear en esta región es una obligación inexcusable. 

Le dejamos dos sugerencias: que recorra una parte de la Zona de los Mármoles en bicicleta o en coche, y que camine por algunos caminos señalizados de la Sierra d'Ossa.

Para el primer paseo no necesita grandes indicaciones: basta con que escoja las carreteras secundarias que unen los núcleos urbanos, sabiendo que la mejor para ver los enormes cráteres de las explotaciones de mármol es la que une Borba, Vila Viçosa y Bencatel. Sólo tiene que tener cuidado porque el movimiento de vehículos pesados es considerable. Como complemento, podrá visitar el Museo del mármol, en Vila Viçosa, instalado en el edificio de la antigua estación de ferrocarril. Recorrer los centros históricos de Estremoz, Borba y Vila Viçosa, teniendo como hilo conductor la presencia de este "oro blanco” en los exponentes máximos de su patrimonio, será la "guinda del pastel”.

El descubrimiento de la Sierra d'Ossa es menos evidente. En los años 60 fue objeto de la plantación de la mayor mancha continua de eucaliptos de Portugal (6.000 ha) pero mantiene, en algunas zonas, su vegetación original de dehesa, asociada a los campos de jara, brezo, tojo y romero. Aunque estos oasis mediterráneos se encuentren en varios puntos de la sierra, la forma más sencilla de encontrarlos por cuenta propia es realizar algunos recorridos pedestres. Le sugerimos dos: la PR1 "Ruta de las Antas”, 5,9 km, fácil, con salida y llegada en la aldea de Freixo (Redondo); y la PR1 "São Gregório - Memorias de Aldeia”, 5 km, fácil, con salida y llegada en Aldeia de S. Gregório (Borba). Ambas son interesantes desde el punto de vista medioambiental, paisajístico, arqueológico y, también, de la observación de múltiples aspectos de la ruralidad. Los folletos de información se encuentran disponibles, respectivamente, en la oficina de turismo de Redondo y en Aldeia de S. Gregório,o en http://www.cm-redondo.pt/pt/conteudos/munic%c3%adpio/Equipamentos/Ecomuseu.htm

volvervolver
de_la_tierra_a_la_mesa_122458952958b80dace7668.jpg

De La Tierra a La Mesa
Download

guia_museus_espanhol_gr_10562588854efdd3c799bac.png

Guía de Museos del Alentejo
Download

generico_espanhol_gr_1719079734efdd0755f81e.png

Tiempo para ser feliz
Download

Saber lo que el Alentejo tiene para ofrecer
Turismo do Alentejo Turismo de Portugal - Alentejo
INALENTEJO QREN União Europeia